sugarbaby

Ficha de cultivo: sandías y melones

Ya estamos frente a unos de los cultivos más gratificantes: sandías y melones y aquí va una guía para su cultivo. Así como pasa con los zapallos, son plantas que cuando agarran bien uno los puede ver crecer día a día. Cuando la planta ya tiene más de un metro de diámetro pueden hacer marcas y verificar su crecimiento diarío, sobre todo después de un riego.

Preparación de la Tierra:

Necesita bastante volumen de tierra y profundidas por lo que no es recomendable para macetero a menos que sea bien grande. La tierra rica en materia orgánica es ideal, si hay dudas una buena cantidad de compost o guano bien incorporado con el azadón es garantía. El terreno debe ser desmalezado junto con la labranza y seguir con el desmalezado para que la planta se tome bien el lugar. Debe haber buen drenaje.

Siembra y plantación:

El clima debe ya ser estable y no puede haber posibilidades de heladas para comenzar su cultivo. Hay quienes recomiendan plantar directo al suelo 2 o 3 semillas juntas cada unos 2 metros y luego retirar la o las plantas más débiles a mi me ha funcionado trabajar con plantas ya germinadas y con al menos 2 pares de hojas verdaderas que se germinaron en maceta de entre 200 y 300 cc de turba, perlita y compost. A esa altura las plantas ya muestran vigor o han decaído notablemente por lo que ganamos tiempo y ahorramos trabajo y tener que eliminar plantas sanas.

Riego:

Por no tener alternativa yo riego generalmente por goteo con una programación fija lo cual funciona al final, pero no es lo ideal. Pocas veces he podido hacerlo a la antigua pero definitivamente puedo decir que los resultados han sido mejores. Esto consiste en hacer riegos de saturación al sembrar o plantar, esperar que la tierra pase de empapada a muy húmeda antes de poner las semillas o planta y no regar de nuevo hasta que la superficie esté seca de nuevo antes de volver a empapar. Hacia el final del cultivo conviene ir regando menos cantidad y más seguido hasta la cosecha.

Cuidados:

En general no dan mucho trabajo ya que no es recomendable molestar mucho estas plantas. Son tan sensibles como los zapallos de los que se dice que no hay que mirarlos o se pasman. Si asoman malezas entre las hojas cerca del tallo principal será mejor dejar el desmalezado para después de la cosecha para no pertubar a las plantas. Si se puede desmalezar sin molestar a la planta no es problema. Si se puede conviene poner paja, cartón o algo para separar los frutos en crecimiento y maduración del suelo. A la sandía en crecimiento es importante protegerla del sol directo con el mismo follaje de la planta, con paja, trozos de malla, etc. Esto evitará que los frutos se pongan harinosos.

Poda:

Ambas plantas se pueden beneficiar de una poda vigorizante para que concentren la energía productiva, pero yo me he limitado a elegir las frutas a engordar (2 a 4 en la sandía y 3 a 6 en los melones) y podar el resto solamente. Hay podas más específicas que pueden investigar en internet.

Plagas:

El oidio suele atacar cuando la planta ya está en su etapa final por lo que nunca me ha preocupado mucho. Las ataca menos que al zapallo en todo caso.

Cosecha:

Este para mi siempre ha sido el tema complicado. Los melones son más fáciles ya que cuando pierden esos pelitos que tienen antes de madurar, liberan el olor dulce del melón y es relativamente fácil acertar. Las sandías me complican ya que tengo muy mal oído y el método del tamborileo no me funciona (debe sonar ahuecado). Me equivoco poco cuando miro el gancho (colita de chancho) que está más cerca del fruto. Si está seco o secándose yo cosecho. También el color de la parte de abajo del fruto que cambia a amarillo con la madurez.

Mucha suerte!!

 

Deja un comentario